El rincón de Martínez Ares

Antonio Martínez Ares, «El niño», nace en Cádiz el 8 de febrero de 1967. Cantautor y autor de multitud de célebres agrupaciones y letras que dejó huérfano al mundo del Carnaval durante 13 largos años.  

Un adelantado a sus tiempos que comenzó a escribir carnaval en 1984, cuando su padre lo llevó a la Peña Nuestra Andalucía para que presentara un pasodoble a la comparsa, con la intención de que no gustara y a su niño se le quitara la idea del carnaval de la cabeza. Fue tal lo que gustó al grupo, que con tan solo 17 años se convirtió en el autor de su primera comparsa, «Requiebro», logrando un sexto puesto. 

Al año siguiente forma un grupo propio, con el que fuera director de su comparsa durante muchos años, Ángel Subiela, «Zombies». Le seguirían «De locura», «Esto es Carnaval», «Entre tus brazos», «Con uñas y dientes» y «Sonrisillas».

En 1991 el Gran Teatro Falla vuelve a abrir sus puertas y logra el segundo puesto con «Calabazas», con un colorido tipo de espantapájaros que los mantenía atados a un palo durante toda la actuación. Al año siguiente con «Do re mi fa soleando» quedaría en cuarto lugar.

En 1993 ganaría su primer concurso con «Los miserables». Ese año cantarían un pasodoble de los más críticos de la historia del carnaval, en contra del Papa. Comparsa con la que abrió centenares de contratos por toda Andalucía pero le cerró las puertas de la que hasta ese año era su hermandad. Los cánones religiosos no aceptaron la crítica por aquel entonces y fue expulsado de la cofradía y no pudo volver a cargar al Greñuo de sus amores… 

Le seguirían grandísimas comparsas, «La ventolera» (1º premio), «El brujo» (2º premio), «La trinchera» (1º premio), «El vapor» (2º premio) y, en 1998 presentaría (y obtendría el primer premio) a una de las comparsas más recordadas del Carnaval, «Los piratas», con míticos pasodobles como Carnecita de gallinaCon permiso, buenas tardes o  Era un 4 de diciembre, con el que obtuvo el premio Coplas para Andalucía. 

En 1999 a pesar de no pasar del tercer puesto con «Los templarios», nos dejó una joya en forma de presentación, una oda metafórica al concurso, donde aquellos caballeros templarios lucharon por hacerse el reino de La Tacita.

Su imparable trayectoria le había llevado a convertirse en el número uno a batir por todos. Por sus competidores en el concurso y por las cloacas del Carnaval. En el 2000 con «La milagrosa» traía escritas letras muy críticas y se rumoreaba por los mentideros del carnaval que de cantarlas, tendría consecuencias… Ese año no logró pisar la final de COAC, tras nueve años sin faltar.

Ese mismo año el grupo sufre una importante ruptura y se hace cargo de la dirección Paco Trujillo «Catalán» para, en 2001, volver a lograr el primer premio con «La niña de mis ojos» y al año siguiente, el segundo, con «La revolución».

En 2003 tras quedar en tercera lugar con «Calle de la mar» anuncia su retirada del mundo del Carnaval y se dedica a la canción de autor y a escribir a artistas del panorama musical español, dejando así huérfanos a una legión de seguidores y un vacío enorme en el COAC.

En 2008 es nombrado pregonero del Carnaval de Cádiz y ese mismo año dirige la obra teatral «La Gran Final», un espectáculo irónico sobre cómo se vive una final desde dentro.

Un 15 de junio de 2015, tras 13 largos años en el retiro, anuncia a través de sus redes sociales que vuelve al concurso. «Los cobardes» sería el nombre elegido para su vuelta y Rafa Velázquez el encargado de dirigir su grupo. Obtiene el primer premio y al año siguiente con «La eternidad», el segundo.

2018, con una idea algo arriesgada y quizá excesivamente literaria, presenta «El perro andaluz», consiguiendo el cuarto puesto y el premio Coplas para Andalucía.

Con «Los carnívales», una comparsa más clásica, vuelve a obtener el primer premio con letras críticas, poéticas y emotivas por igual. 

«La chusma selecta» se convertiría en la, de momento su última agrupación, obteniendo el segundo lugar y nuevamente, el premio Coplas para Andalucía. El nombre del grupo rinde un pequeño homenaje a su amigo y enemigo de tablas Juan Carlos Aragón, fallecido el año anterior.

Para 2022 y si las condiciones lo permiten, ya anunciado el nombre de su agrupación, y será «La ciudad invisible». Esperamos ansiosos su estreno, mientras tanto, busca en nuestra página de eventos dónde puedes encontrarlos. 

Os dejamos con la actuación de su regreso al Gran Teatro Falla.

0 0 votos
¿Te gustó?

Deja un comentario

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios