El rincón de Manuel Santander

Manolo Santander

Manuel Santander Cahué nace en Cádiz en 1962. No es hasta 1981 cuando va a concurso con la chirigota juvenil «Los ases del jazz»,  obteniendo el primer premio durante tres años consecutivos en la modalidad.

Su primer premio en adultos fue en la modalidad de cuartetos, en el año 1988 junto a Emilio Gutiérrez ‘Libi’ con el cuarteto «El velatorio» y en 1993 se lanzó como letrista en solitario con la chirigota «Retratos de famila» (semifinalistas).

Autor de célebres chirigotas como «Los muertos del carnaval» o «Los duros de mollera» y con un sello viñero inconfundible en todas sus chirigotas. 

En 1998 obtiene el cuarto lugar con «La familia Pepperoni (vendetta)», y sonaría por primera vez sobre las tablas del Falla el pasodoble ‘Me han dicho que el amarillo’, pasodoble que llegó al corazón de todos los cadistas hasta el punto de convertirse en el himno oficioso del Cádiz C.F. y sonar sus acordes allá donde acompañaran al equipo.

Al año siguiente llegaría hasta semifinales con «El séptimo de caballería» y estrenando nuevo siglo, obtendría el primer premio con aquellos monjes, «Los de Capuchinos». En 2001 volvería a llegar a la Gran Final, pero en este caso no pudo pasar del segundo premio.

Con «Lo más feo de Cádiz» (cuarto premio) sería la última chirigota con la que pasaría a la Final en varios años. Bueno, a excepción de «El movimiento del 36», chirigota con la que recibiría un palo en forma de descalificación del concurso por cantar 13 componentes. Eso en la misma noche de la Final…

A partir de ahí tuvo una racha más irregular en la que no daba con la tecla de conectar con el jurado hasta que en 2011 al quedar en cuartos de final con «Ángeles y malangeles (las dos cara de Cádiz)», decide tomarse un descanso del concurso. En 2012 recibe el Antifaz de Oro en reconocimiento a sus 25 años dedicados a la fiesta. Ese descanso anunciado años atrás, para muchos sonó a retirada, aunque finalmente en 2014 volvió a concurso con «Los destripadores de la Calle Londres», logrando el pase a semifinales, al igual que en 2015 con «Los del puntazo en el coco»

No tendría tanta suerte en 2016 con aquellos cazadores en busca del viñero y defensor del 3×4, quedando en cuartos de final con «Una especie en extinción (los chirigoteros)»

En 2017 resurgió cual Ave Fénix, y obtuvo el segundo premio con «Los de Cádiz norte». Chirigota que compaginaba experiencia y juventud a partes iguales, pero que no perdería su auténtico sello viñero.

Al año siguiente con «Los brujos Titis» quedarían en semifinales y en 2019 con «La maldición de la lapa negra» volvería a obtener el primer premio, escribiría para el recuerdo su pasodoble ‘Con la maldición’, que sin saberlo nos dejaría una letra con la que siempre le recordaremos… ‘que yo te seguiré cantando, a la orillita de La Caleta’.

El 3 de septiembre el mundo carnavalero recibe la trágica noticia. Tras luchar contra la maldita enfermedad no pudo superarlo. Atrás nos dejaría letras para el recuerdo, haciendo al autor inmortal para siempre, y dejándonos como legado a Palmira y Manolín, una carnavalera y un carnavalero hasta la médula que llevarán su nombre a todos los rincones de nuestro carnaval.

Manolín toma el relevo a su padre como autor en la chirigota y en 2022 serán «La misión: el Evangelio según Santander»

Para el recuerdo el pasodoble de su última agrupación. 

0 0 votos
¿Te gustó?

Deja un comentario

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios